Archivo de la etiqueta: Heraclito

Grecia antigua

filosofos griegos de la antiguedad – parte 2

Historia de los griegos

La revolución de los filósofos

Hasta entonces, lo que más había ocupado la mente de los griegos era el problema del origen de las cosas. Es ello tan verdad que casi todos sus libros se titulaban “De la naturaleza” y se proponían aclara como se había formado el mundo y que leyes lo regulaban. Protágoras se propuso en cambio, indagar con qué medio el hombre podía darse cuenta de la realidad y hasta qué punto podía conocerla. Y llegó a la conclusión de que debía resignarse a lo poco que le permitían los sentidos: la vista, el oído, el tacto, el olfato. 

herculaneum_heraclitus

Heráclito

Ciertamente el hombre no podía ir muy lejos con esos imprecisos y variables instrumentos. Pero precisamente por esto debía renunciar al descubrimiento, detrás del cual, en cambio, habría corrido Heráclito, de las llamadas “verdades eternas”, válidas para todos en todos los tiempos y en cualquiera circunstancias; y contentarse con la que valía `para él en aquél momento y en aquella particular ocasión, admitiendo implícitamente con esto que podía no valer para otro, ni tampoco para él mismo en un momento y circunstancias diferentes.

Nosotros comprendemos perfectamente que esta lección, mientras suscitaba entusiasmo en los salones intelectuales, había que provocar escándalo y aprensión entre la gente timorata y las jerarquías constituidas. Era una sacudida a aquellos “principios” sobre los cuáles también la sociedad de Atenas, como todas las demás de cada época, se fundaba, y que no pueden ser vueltas a poner en discusión sin provocar un terremoto. El bien, el mal, Dios mismo ¿no eran pues, verdades contingentes y subjetivas, a las que cada uno estaba autorizado a oponer otra y totalmente diferente?  Protagoras_1

 Eurìpides

En una conferencia ante un público de libres pensadores, entre los que figuraba también el joven Eurípides, que no debía olvidarlo jamás, Protágoras contestó que sí. Y entonces el gobierno lo desterró confiscó sus libros para quemarlos en la plaza pública. El maestro se embarcó para Sicilia y parece ser que pereció durante el viaje, en un naufragio.

filosofos griegos de la antiguedad - parte 2