escuela-de-atenas

filosofos griegos de la antiguedad – parte 1

Historia de los griegos

La revolución de los filósofos

Lo que efectivamente hizo de Atenas la patria de la filosofía no fue una natural predestinación debida al superior genio de sus hijos, sino solamente su carácter imperial y cosmopolita que la hacía receptiva a las ideas, más curiosa y tolerante que las otras ciudades griegas.

La filosofía hasta Sócrates se la trajeron los inmigrados. Pero mientras Esparta la prohibía no viendo en ella más que una “incitación a las disensiones y a inútiles diatribas”, Atenas abrió las puertas con entusiasmo a sus cultivadores, les acogió en sus casas y en sus salones, proveyó a su sustento y a muchos los honró con el don supremo de su ciudadanía. No sé si esto les ayudó a vivir mejor. Pero les permitió sobrevivir en el recuerdo de los hombres, que en el nombre de Atenas ven resumido y simbolizado todo el genio de la Grecia antigua.

protagoras

Protágoras gran sofista griego

El vehículo de esta infección filosófica fueron los sofistas, palabra que con el tiempo adquirió un significado casi despreciativo, pero que originariamente quería decir “Maestros de la Sabiduría”. La acuñó y se la atribuyó Protágoras, cuando desde su patria Abdera, llego a Atenas para fundar una escuela. Dícese que los jóvenes para ser admitidos en ella, tenían que pagar diez mil dracmas, suma cuantiosa para la época. Y es probable que un poco de la antipatía que acabó por rodear a los sofistas fuese debido a lo elevado de esos precios. Más la razón verdadera fue otra, o sea el abuso en que pronto cayeron los sofistas, de la argumentación especiosa, de la cavilación dialéctica, en suma, de lo que precisamente desde entonces se llamó con desprecio “ el sofisma “.

Protágoras no se deslizó jamás en él. El mismo Platón, que llegó a tiempo de conocerle, que le aborrecía y que registró sus diálogos con Sócrates, reconoce que Protágoras, de los dos, era el que discutía con más objetividad y mesura, y que era Sócrates, si acaso, quién se refugiaba en los sofismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>