Archivo de la categoría: Julio César

Julio Cesar

Julio César y la Guerra Civil

Mientras Pompeyo obtenía el mando militar de España, Julio César alcanzaba el consulado el año 59. Su política fue netamente popular y le atrajo la adhesión incondicional de ese partido, así como el odio de la nobleza senatorial; pero Julio César tenía un plan bien madurado y no le atemorizaba arrastrar las iras de los poderosos; en efecto, al concluir su mandato recibió el preconsulado de Galia, con el cual obtenía un ejército que él podía robustecer haciendo nuevas lavas en la provincia. Julio César emprendió una campaña gracias a la cual agregó al territorio romano toda la Galia Transalpina – la actual Francia -, pero que, para sus fines personales, significó sobre todo la posesión de un formidable ejército que estaba atado a él con lazos indisolubles.

Rostro de Julio César

Rostro de Julio César

El crecimiento del poderío de Cesar aterró a los nobles, y no asustó menos a Pompeyo. Ante el aspecto que tomaban los sucesos, Pompeyo volvió a pasarse al bando senatorial y se dispuso a combatir a César. Pero éste tenía su decisión tomada. Así, cuando, en el año 49, llegó el momento de deponer su autoridad -y con ella sus fuerzas- exigió que se le concediera otro mando militar, y, al no obtenerlo, resolvió desencadenar la guerra civil.

Rostro de Pompeyo

Rostro de Pompeyo

El senado intimó a César para que se despojara del mando, en cuya situación podía ser víctima de los odios de la nobleza. César se opuso, y para no dar tiempo al Senado y a las fuerzas de Pompeyo que lo respaldaban, enyró en Italia repentinamente con sus tropas. El Senado resolvió escapar llevando consigo las fuerzas de Pompeyo, y cruzó el mar dirigiéndose al África. César, por su parte, ocupó la península y se consagró dictador. Poco después partió en persecución de sus enemigos y venció a Pompeyo en la batalla de Farsalia, Grecia, el año 48.

Batalla de Farsalia - Año 48 AC

Batalla de Farsalia – Año 48 AC

El gobierno dictatorial de César duró cuatro años, durante los cuales debió realizar numerosas expediciones para derrotar a los antiguos pompeyanos. en ese tiempo, numerosas medidas de carácter social, económico y político pusieron de manifiesto el propósito de César de reorganizar la república según nuevas bases. A la autoridad de un jefe absoluto correspondería una mesa estrechamente solidarizada con él y que gozaría de la protección del Estado; la antigua nobleza, en cambio, quedaría definitivamente excluida del poder y perdería sus privilegios.

Senado Romano

Senado Romano

Este plan suscitó en los miembros de la clase amenazada una violenta indignación. Sus privilegios parecían unidos a la constitución del Estado, y los ataques de César parecían dirigirse no sólo contra ellos sino también contra la tradición política de la ciudad. Una conspiración encabezada por Marco Bruto puso fin a la vida de César, el año 44, y el primer gran ensayo revolucionario quedó terminado. Pero la república no se salvó por ello, porque estaba condenada ya por un siglo de profundos conflictos sociales a los que era menester hallar solución.

Muerte de Julio Cesar

Muerte de Julio Cesar

Después de Rómulo, nunca un mortal había adquirido el estatuto de Dios. Julio Cesar tras el escándalo de su muerte y la fuerte remoción social que ocasionó fue declarado Dios y protector de la República Romana.

Para más Historia Universal mira este documental de Julio Cesar elaborado por History Channel: