Archivo de la categoría: Historia Antigua

historia de la cerveza

Esta es la historia de la cerveza

La historia de la cerveza data de miles de años, ya que es una de las bebidas más antiguas e incluso algunos historiadores afirman que es incluso más antigua que el pan. Esto en gran parte se debe a que una de las principales materias primas de la cerveza es la cebada, que es reconocida por tener cualidades bastante nutritivas.

En realidad, la historia de la cerveza comienzo hace más de 6.000 años en los márgenes del rio Tigris y Éufrates, en dónde los sumerios hacían y consumían cerveza. Los historiadores afirman que los babilonios heredaron el arte del cultivo de la tierra y la elaboración de la cerveza.

Uno de los decretos más conocidos de aquella época fue emitido por el rey Hammurabi, quien puso leyes sobre la fabricación de la cerveza, en las que se incluía el precio del producto, la concentración adecuada que debía de tener y el establecimiento de las sanciones aplicables para aquellos productores que adulteraran la bebida. Ahí la elaboración de la cerveza tenía un carácter religioso y era elaborada por sacerdotisas.

Una tabla asiria que fecha de más de 2.000 años a.C, muestra que la cerveza formaba parte de las provisiones que se usaran en el Arca de Noé. Los griegos identificaron la cerveza gracias a los egipcios, quienes la llamaban “zythum”, palabra que usaban los africanos y que significaba vino de cebada.

En sus inicios, los egipcios hacían cerveza fermentando el trigo, pero más tarde éste fue sustituido por otros cereales que hacían mejor el trabajo, especialmente la cebada. Esta bebida se mezclaba con algunos frutos, especialmente con dátiles y se endulzaba con miel y se perfumaba con un poco de canela.

Por otro lado, cuando Cristóbal Colón llego al caribe descubrió que los indígenas tomaban otro tipo de cerveza, una que era fermentaba con maíz.

Paleolítico: Conoce más sobre el inicio de la humanidad

El Paleolítico:

La genética y el estudio de los fósiles dice que el Homo Erectus utilizaba herramientas y más adelante utensilios complejos, más adelante aparecen los Homo Sapiens en África hace unos 200 000 años.

En el paleolítico se desarrolla el lenguaje y entierro de los muerto, como nuevo concepto de muerte y descomposición. Los humanos comenzaron a hacer usar el fuego para calentar la temperatura de sus cuerpos y cocinar sus alimentos; además dependían su alimentación de los restos, caza y cosechas porque aún no podían producir su propia comida.

Hace 50 000 años, los seres humanos se establecen por todo el mundo, desde África hasta América, pasando por Asia, Europa y cruzando el estrecho de Bering. América del Norte y Oceanía fueron conolizados durante la glaciación. Hace aproximadamente unos 12 000 años, el hombre ya habita casi la totalidad de las zonas libres de hielo del mundo.

Las sociedades de cazadores y recolectores comenzaron a desarrollar un tipo de estratificación social; además establecieron contactos con otras sociedades recorriendo grandes distancias, la mayoría evoluciona en estados agrícolas poderosos mientras que otros grupos quedaron aislados buscando la supervivencia en regiones ocultas. 

paleolitico

Conoce cuales son las etapas de la Historia Universal

La historia universal se divide convencionalmente en períodos históricos. Las etapas más conocidas a nivel mundial son: Antigua, Media, Moderna y Contemporánea:

  1. La Edad Antigua: Comprende desde los años 3000 a. C. hasta alrededor del siglo VI en las zonas de Europa y Oriente Medio. El Mediterráneo es la cuna de la Antigüedad clásica, de China, y la India. En el continente americano la Edad Antigua salta hasta la Edad Moderna sin pasar por la famosa “Edad Media” esto depende de las diversas culturas que se desarrollen en América. 
  2. La Edad Media: Desde el siglo VI hasta finales del siglo XV. En Europa, se ha considerado el inicio de esta etapa con la caída del Imperio romano de Occidente. El impulso del Renacimiento se da luego de la invención de la imprenta, además se inicia el desarrollo de la Revolución científica. 
  3. La Edad Moderna: Comienza a finales del siglo XV y termina en 1789 con el gran acontecimiento conocido como Revolución Francesa la cual incluye el Renacimiento Europeo. En el continente de América, el fin de la Edad Moderna cambia dependiendo de los países, como la Independencia de los Estados Unidos en 1776 o la Hispanoamericana 1800 – 1825.
  4. La Edad Contemporánea: Desde 1789, comienza con la Ilustración, Revolución Francesa y todos los intentos de Independencia del continente americano, hasta la época actual. La tecnología es la característica que destaca en esta edad porque permitió la Revolución Industrial. La ciencia y el conocimiento son los términos que más se desarrollan al igual que el comercio.

Etapas de la historia universal

¿Qué es Historia Universal? Definiciones, estudios y más

¿Qué es la historia?

La historia es relatar todos los acontecimientos que se desarrollan en un determinado tiempo y analizarlos para poder concluir en la explicación de las situaciones actuales, esta rama de estudios permite que sepamos cómo se origino todo, quienes fueron nuestros antepasados, acontecimientos importantes, formación de ideales, etc.

El estudio de la historia tiene diversos planteamientos. Se puede estudiar desde la perspectiva de un individuo, hecho, lugar, lo cual genera un estudio más amplio; más adelante están los países o naciones y finalmente a hechos que se refieren al mundo como un todo, lo último se denomina como Historia Universal, en otras palabras la historia es una visión y percepción del conjunto de hechos relevantes o “insignificantes” para un sector pero no para otra región, la globalización permite que las personas comiencen a interesarse por temas que no son necesariamente de su localidad o alrededores sino de otros países.

Existen etapas dentro de la historia universal, las cuales fueron determinadas por historiadores de todo el muno:

  1. Prehistoria.
  2. Edad Antigua.
  3. Edad Media.
  4. Edad Moderna.
  5. Edad Contemporánea.

Dentro de estas épocas se desarrollan diversos aspectos como: ideología, religión, avances, evoluciones, cambios, política, tecnología, humanidad, etc; todos ellos se unen y trascienden en hechos que marcarán ese tiempo y perdurarán en la historia.

Finalmente, es importante comprender que los hechos que se desarrollaron en otras épocas suelen tener repercusiones posteriores, hay momentos históricos que permitieron diversas situaciones que hoy día vivimos, es cuestión de conocer un poco más sobre la importancia de nuestro pasado porque sin el no sabría que sería de nosotros en este momento.

Historia Universal Concepto

Grecia antigua

filosofos griegos de la antiguedad – parte 2

Historia de los griegos

La revolución de los filósofos

Hasta entonces, lo que más había ocupado la mente de los griegos era el problema del origen de las cosas. Es ello tan verdad que casi todos sus libros se titulaban “De la naturaleza” y se proponían aclara como se había formado el mundo y que leyes lo regulaban. Protágoras se propuso en cambio, indagar con qué medio el hombre podía darse cuenta de la realidad y hasta qué punto podía conocerla. Y llegó a la conclusión de que debía resignarse a lo poco que le permitían los sentidos: la vista, el oído, el tacto, el olfato. 

herculaneum_heraclitus

Heráclito

Ciertamente el hombre no podía ir muy lejos con esos imprecisos y variables instrumentos. Pero precisamente por esto debía renunciar al descubrimiento, detrás del cual, en cambio, habría corrido Heráclito, de las llamadas “verdades eternas”, válidas para todos en todos los tiempos y en cualquiera circunstancias; y contentarse con la que valía `para él en aquél momento y en aquella particular ocasión, admitiendo implícitamente con esto que podía no valer para otro, ni tampoco para él mismo en un momento y circunstancias diferentes.

Nosotros comprendemos perfectamente que esta lección, mientras suscitaba entusiasmo en los salones intelectuales, había que provocar escándalo y aprensión entre la gente timorata y las jerarquías constituidas. Era una sacudida a aquellos “principios” sobre los cuáles también la sociedad de Atenas, como todas las demás de cada época, se fundaba, y que no pueden ser vueltas a poner en discusión sin provocar un terremoto. El bien, el mal, Dios mismo ¿no eran pues, verdades contingentes y subjetivas, a las que cada uno estaba autorizado a oponer otra y totalmente diferente?  Protagoras_1

 Eurìpides

En una conferencia ante un público de libres pensadores, entre los que figuraba también el joven Eurípides, que no debía olvidarlo jamás, Protágoras contestó que sí. Y entonces el gobierno lo desterró confiscó sus libros para quemarlos en la plaza pública. El maestro se embarcó para Sicilia y parece ser que pereció durante el viaje, en un naufragio.

filosofos griegos de la antiguedad - parte 2

 

escuela-de-atenas

filosofos griegos de la antiguedad – parte 1

Historia de los griegos

La revolución de los filósofos

Lo que efectivamente hizo de Atenas la patria de la filosofía no fue una natural predestinación debida al superior genio de sus hijos, sino solamente su carácter imperial y cosmopolita que la hacía receptiva a las ideas, más curiosa y tolerante que las otras ciudades griegas.

La filosofía hasta Sócrates se la trajeron los inmigrados. Pero mientras Esparta la prohibía no viendo en ella más que una “incitación a las disensiones y a inútiles diatribas”, Atenas abrió las puertas con entusiasmo a sus cultivadores, les acogió en sus casas y en sus salones, proveyó a su sustento y a muchos los honró con el don supremo de su ciudadanía. No sé si esto les ayudó a vivir mejor. Pero les permitió sobrevivir en el recuerdo de los hombres, que en el nombre de Atenas ven resumido y simbolizado todo el genio de la Grecia antigua.

protagoras

Protágoras gran sofista griego

El vehículo de esta infección filosófica fueron los sofistas, palabra que con el tiempo adquirió un significado casi despreciativo, pero que originariamente quería decir “Maestros de la Sabiduría”. La acuñó y se la atribuyó Protágoras, cuando desde su patria Abdera, llego a Atenas para fundar una escuela. Dícese que los jóvenes para ser admitidos en ella, tenían que pagar diez mil dracmas, suma cuantiosa para la época. Y es probable que un poco de la antipatía que acabó por rodear a los sofistas fuese debido a lo elevado de esos precios. Más la razón verdadera fue otra, o sea el abuso en que pronto cayeron los sofistas, de la argumentación especiosa, de la cavilación dialéctica, en suma, de lo que precisamente desde entonces se llamó con desprecio “ el sofisma “.

Protágoras no se deslizó jamás en él. El mismo Platón, que llegó a tiempo de conocerle, que le aborrecía y que registró sus diálogos con Sócrates, reconoce que Protágoras, de los dos, era el que discutía con más objetividad y mesura, y que era Sócrates, si acaso, quién se refugiaba en los sofismas.

Julio Cesar

Julio César y la Guerra Civil

Mientras Pompeyo obtenía el mando militar de España, Julio César alcanzaba el consulado el año 59. Su política fue netamente popular y le atrajo la adhesión incondicional de ese partido, así como el odio de la nobleza senatorial; pero Julio César tenía un plan bien madurado y no le atemorizaba arrastrar las iras de los poderosos; en efecto, al concluir su mandato recibió el preconsulado de Galia, con el cual obtenía un ejército que él podía robustecer haciendo nuevas lavas en la provincia. Julio César emprendió una campaña gracias a la cual agregó al territorio romano toda la Galia Transalpina – la actual Francia -, pero que, para sus fines personales, significó sobre todo la posesión de un formidable ejército que estaba atado a él con lazos indisolubles.

Rostro de Julio César

Rostro de Julio César

El crecimiento del poderío de Cesar aterró a los nobles, y no asustó menos a Pompeyo. Ante el aspecto que tomaban los sucesos, Pompeyo volvió a pasarse al bando senatorial y se dispuso a combatir a César. Pero éste tenía su decisión tomada. Así, cuando, en el año 49, llegó el momento de deponer su autoridad -y con ella sus fuerzas- exigió que se le concediera otro mando militar, y, al no obtenerlo, resolvió desencadenar la guerra civil.

Rostro de Pompeyo

Rostro de Pompeyo

El senado intimó a César para que se despojara del mando, en cuya situación podía ser víctima de los odios de la nobleza. César se opuso, y para no dar tiempo al Senado y a las fuerzas de Pompeyo que lo respaldaban, enyró en Italia repentinamente con sus tropas. El Senado resolvió escapar llevando consigo las fuerzas de Pompeyo, y cruzó el mar dirigiéndose al África. César, por su parte, ocupó la península y se consagró dictador. Poco después partió en persecución de sus enemigos y venció a Pompeyo en la batalla de Farsalia, Grecia, el año 48.

Batalla de Farsalia - Año 48 AC

Batalla de Farsalia – Año 48 AC

El gobierno dictatorial de César duró cuatro años, durante los cuales debió realizar numerosas expediciones para derrotar a los antiguos pompeyanos. en ese tiempo, numerosas medidas de carácter social, económico y político pusieron de manifiesto el propósito de César de reorganizar la república según nuevas bases. A la autoridad de un jefe absoluto correspondería una mesa estrechamente solidarizada con él y que gozaría de la protección del Estado; la antigua nobleza, en cambio, quedaría definitivamente excluida del poder y perdería sus privilegios.

Senado Romano

Senado Romano

Este plan suscitó en los miembros de la clase amenazada una violenta indignación. Sus privilegios parecían unidos a la constitución del Estado, y los ataques de César parecían dirigirse no sólo contra ellos sino también contra la tradición política de la ciudad. Una conspiración encabezada por Marco Bruto puso fin a la vida de César, el año 44, y el primer gran ensayo revolucionario quedó terminado. Pero la república no se salvó por ello, porque estaba condenada ya por un siglo de profundos conflictos sociales a los que era menester hallar solución.

Muerte de Julio Cesar

Muerte de Julio Cesar

Después de Rómulo, nunca un mortal había adquirido el estatuto de Dios. Julio Cesar tras el escándalo de su muerte y la fuerte remoción social que ocasionó fue declarado Dios y protector de la República Romana.

Para más Historia Universal mira este documental de Julio Cesar elaborado por History Channel:

La Guerra del Peloponeso

En el último tercio del siglo V estalló un terrible conflicto entre las dos ciudades más poderosas de Grecia: Esparta y Atenas. Diversos motivos los movieron, y de él resultó una efímera hegemonía de Esparta sobre el mundo griego, durante cuyo tiempo predominaron las oligarquías en todos los estados sometidos a su autoridad. Pero ese tiempo fue muy breve y Esparta descendió de su pedestal porque careció de capacidad política para afirmar los resultados de su conquista militar.

guerra-del-peloponeso

La Guerra del Peloponeso:

La oportunidad fue un entredicho entre Atenas y Corinto; esta última ciudad solicitó el apoyo de la Liga del Peloponeso y Esparta se lanzó a la guerra. En 431 comenzaron las hostilidades que, durante diez años, se mostraron indecisas mientras cada uno de los contendientes hacía su guerra favorita; en efecto, los atenienses recorrían con sus naves las costas y saqueaban por sorpresa las regiones espartanas, en tanto que los espartanos se lanzaron sobre Atenas que, encerrada dentro de sus muros, procuró resistir al asedio pese a las dificultades que provocó allí una epidemia. Al fin, en 421, se firmó una paz que regularizo la situación, sin que ninguno de los bandos pudiera acusar ventaja alguna.

guerra-del-peloponeso (1)

La guerra volvió a empezar algunos años más tarde, cuando Alcibíades logró convencer a sus compatriotas de que emprendieran la conquista de Siracusa. La empresa fue preparada con cuidado y realizada en 415; pero resultó un fracaso absoluto: Atenas perdió su flota y su prestigio, al tiempo que se debilitaba frente a Esparta, que era su verdadera enemiga. En efecto, a poco de concluir la aventura siracusana, Esparta atacó de nuevo a la ciudad de Ática por incitación del propio Alcibíades, que habiendo sido acusado de sacrilegio en su patria, abandonó la expedición de Sicilia y se refugió en el seno de los enemigos de su ciudad. A partir del año 413, los espartanos se instalaron en la fortaleza de Decelia, en el corazón del Ática, y desde allí hostilizaron a los atenienses que, sitiados por tierra, comenzaron a flaquear y a perder su ascendiente sobre las ciudades aliadas, muchas de las cuales se pasaron a Esparta. También ayudó a esta ciudad Persia, cuyo rey facilitó recursos con tal de que Esparta le asegurara el dominio de las ciudades griegas del Asia Menor, y con tales medios, fue fácil preparar la sumisión de Atenas. En efecto, Esparta se proveyó de lo que necesitaba: una escuadra para batir a Atenas en el mar; la puso al mando de Lisandro, y éste logró sorprender a las naves atenienses en Egos Pótamos, cerca del estrecho de los Dardanelos, donde destruyó gran número de barcos y se apoderó del resto. Poco después, la flota espartana bloqueaba del Pireo y cerraba el sitio de Atenas, que se vio obligada a capitular en 404.

guerra2

La derrota de Atenas fue decisiva; debió abatir sus muros, abandonar sus posesiones y someterse a Esparta, tolerando el gobierno de los ciudadanos más hostiles a la democracia; pudo, sin embargo, modificar poco después su régimen interno gracias a la acción de Trasíbulo, pero su poderío exterior concluyó por algún tiempo. Esparta, en cambio, alcanzó la hegemonía sobre el mundo griego, y ejerció su autoridad con severa firmeza; pero no se conformó con eso y quiso extenderla al Asia Menor, donde el rey Agesilao emprendió una acción enérgica contra Persia; entonces el Gran Rey comenzó a socavar la autoridad espartana en las ciudades sometidas y Esparta comprendió que peligraba; así fue como se decidió a firmar con Persia la llamada paz de Antálcidas, en 387, con la cual limitó sus aspiraciones a las regiones griegas del Egeo.

Los estados Helenísticos

Los núcleos perdurables dentro del imperio de Alejandro fueron tres: el Egipto, la Siria y la Macedonia.

estados helenisticos final

El Egipto quedó, desde los primeros tiempos, en manos de Ptolomeo Lagida, uno de los mejores generales que había tenido Alejandro. Defendido por la tradición de sus límites, el Egipto no sufrió alteraciones importantes, excepto cuando la suerte de la guerra le proporcionaba o le arrebataba alguna porción del territorio en la Siria. Poseía la ciudad más poderosa del Mediteráneo por esa época, Alejandría, de la que los lagidas hicieron su capital; las vinculaciones de sus reyes y de su aristocracia griega facilitaron notablemente su desarrollo económico a través de los diversos países del Mediterráneo, para lo cual el Egipto se proveyó de una flota poderosa. Alejandría fue así, el gran puerto de esta época.

La Siria correspondió a otro de los generales macedónicos, Seleuco Nicator, quien constituyó , mediante la guerra y las negociaciones, un imperio que se conoce con el nombre del Imperio Sléucida. Además la Siria propiamente dicha comprendía parte del Asia Menor, La Mesopotamia y el Irán; pero esta extensión de los dominios fue efímera, porque diversas circunstancias le arrebataron varias provincias, en las que surguieron nuevos estados.

La Macedonia constituía ya antes de la conquista el núcleo del imperio, y conservó esta categoría. En el curso del tiempo cambió de manos, pero conservó su personalidad y orientó su influencia hacia la Grecia, sobre cuyas ciudades ejerció directa o indirectamente autoridad, pese a la resistencia que opusieron algunos estados.

Alrededor de estos tres surgieron en diversas épocas algunos estados menores, tales como los reinos de Pérgamo, Armenia, Ponto, Capadocia, Galacia y Britina. La tracia fue también algún tiempo un estado independiente que, junto con el Epiro, flanqueaba la Macedonia. Y al sur de Grecia, Esparta procuraba mantener su autonomía, como lo hicieron las ciudades griegas que se confederaron en la Liga Aquea y la Liga Etolia. Finalmente, en el Occidente, las ciudades griegas como Siracusa, adquirieron autonomía y constituyeron estados independientes que alcanzaron notable desarrollo en algunos casos.

La Historia de Creta

Los Cretenses

La isla de Creta

La isla de Creta

Mientras en los grandes valles fértiles surgían estos estados poderosos y evolucionados, en las islas que bañaba el Mediterráneo oriental también empezaron a desarrollar otros pueblos una civilización de caracteres originales. Eran los egeos, que ocupabas la isla de Creta y las Cícladas y Espóradas.

Los Pueblos Egeos:

Sin duda eran los egeos hombres de espíritu vigoroso y de vario ingenio. Su centro principal estuvo en la isla de Creta, donde desarrollaron una civilización de la piedra que duró hasta fines del cuarto milenio. Hasta entonces no mostraron los egeos ninguna particularidad extraordinaria; pero como estas islas abundaban en cobre, comenzó a desarrollarse en ellas con gran éxito una metalurgia que muy prono proporcionó a Creta ventajas decisivas. En efecto, el trabajo del cobre probó allí como en otras partes que ese metal, tan útil como pueda parecer, ofrece el grave inconveniente de su blandura, que lo hace inservible para reemplazar a la piedra. Este hecho resultó decisivo, porque los cretenses iniciaron los ensayos para endurecer el cobre por aleación de otros metales, también como otros pueblos descubrieron que el estaño era el material que necesitaban, pero, a diferencia de los demás y debido a sus caracteres de pueblo insular y marino, los cretenses resolvieron iniciar la búsqueda del estaño en las diversas y lejanas comarcas donde abundaba. La consecuencia fue que, a principios del tercer milenio, ya eran ellos los más poderosos intermediarios en el tráfico de ese metal y aun los más importantes fabricantes y distribuidores de objetos manufacturados de bronce. Así comenzó el esplendor de Creta.

Infraestructura cretense

Infraestructura cretense

La época del Bronce y el Esplendor de Creta:

Ya hacia 2400, los cretenses eran los árbitros del bronce. La riqueza comenzó a acudir a la isla, que se crearon magníficas ciudades, entre las cuales brillaron Hagia Tríada, Festos y, sobre todo, Cnosos. Los reyes de estas ciudades hicieron construir en ellas magníficos palacios que eran, al mismo tiempo que residencias reales, fortalezas, depósitos de variados productos y talleres. En los recintos más importantes, las paredes estaban cubiertas por hermosas pinturas al fresco, algunas de las cuales se han conservado y llenan hoy de admiración a quien las observa. Estatuas, lujosos muebles, vasos de fina cerámica, y sobre todo variados utensilios de bronce completaban el ajuar de estas residencias, en las que ponían de manifiesto su poderío los opulentos jefes de aquellas comunidades de navegantes. Los cretenses creían en la Diosa Madre, y en otra divinidad masculina que tenía aspecto de toro, además poseyeron también una escritura, pero hasta ahora no ha podido ser descifrada, de modo que ignoramos todos los detalles de la existencia histórica de este pueblo admirable. La actividad más importante de los cretenses fue la navegación.

Arte de Creta

La talasocracia Cretense

Hacia el Mediterráneo occidental acudían no sólo para vender sino también para adquirir el estaño que provenía del centro de Europa. Hacia el Mediterráneo oriental, en cambio, preferían vender lingotes de bronce y cerámicas. Todos los puertos de Siria y de Egipto hicieron negocios con naves cretenses. Así pudo decirse de ellos que dominaban los mares, porque no vacilaban en impedir por la fuerza toda competencia, y a este dominio se le llama “talasocracia cretense”.

Micenas y Tirinto son algunas de las varias ciudades que se elevaron en el lugar de la Troya homérica, donde los Cretenses instalaban factorías y conquistaban culturalmente otras naciones. Estas ciudades las encontraron los aqueos. Los aqueos ocuparon y dominaron las colonias cretenses, y supieron asimilarse su civilización. Un día hacia 1400 se lanzaron sobre Cnosos y la destruyeron. Creta comenzó a ser abatida por el empuje de los aqueos que, poco a poco, heredaron, junto con los fenicios, el dominio del mar. Así acabó la civilización cretense, de la cual los griegos no conservaron sino un vago recuerdo, del cual es testimonio, entre otras, la hermosa leyenda de Teseo y el Minotauro.

Fresco del Palacio de Knosos - El Príncipe de los lirios